Construyendo el personaje

Yo no soy realmente yo, bueno sí, soy un avatar —que es como se dice ahora—, un ser que se mueve en los límites ficcionales de un blog. Estoy hecho de bits, de trazos groseros en una pared, como ese Quijote que me sorprendió callejeando por un barrio al que no suelo ir.

grafitti inspirado e don Qujote tocado con la bacía de barberoLa sala está media llena, la audiencia escasa me lleva a pensar en lo minoritario de la reunión. Se presenta un libro, uno de esos libros minoritarios, una de esas presentaciones por las que alguna tarde me dejo caer, siempre rezando para no caer en la tentación de comprar el libro.

Presentan la biografía de un personaje, un personaje, gran fabulador, que fabula constantemente sobre sí mismo,  un personaje que dejó tantas pistas falsas en su camino que el campo quedó abonado para que casi un siglo después alumnos aplicados se empeñaran en una o en varias tesis.

Contar la misma anécdota varias veces, desde distintos ángulos, en visión poliédrica, como la de algunos insectos.

Delante de mí, a escasos 50 centímetros de mi vista curiosas cuentas cuadradas coloreadas de irisaciones marinas y recuerdos de aguas tropicales rodean el cuello de una dama. Parece el collar de un hippy o de una dama antigua, de esos que solo se ven en las vitrinas de los museos.

Hablan del personaje, de su deseo de ver cumplida esa Arcadia donde algún día podrían reunirse sus hijos, un lugar donde le multiplicaran sus nietos… y vuelvo a mi casa abandonada de Almería, a aquel cuarto según se entra a mano izquierda, que convertí en mi estudio y que terminé vendiendo a mi hermano en un acuerdo ventajoso para ambos. Difícil encontrar la propia Arcadia en el piso que fue de la abuela, un piso tan lleno de recuerdos y de sombras, un piso que da a un patio por el que apenas pueden verse las sombras de los vecinos.

collar de piedras toscas

 

Ese patio en el que voy haciendo míos los retazos de las vidas ajenas, comunión hipersensible con el teclado del ordenador. Siempre hay un detalle que se puede añadir, no hay biografías cerradas, no hay personajes cerrados, siempre se puede añadir una cuenta, aunque se haya puesto el cierre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Vivencias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s