Las pildoritas de Iñaki Uriarte

En mi último y ocasional encuentro con ella,  Jose me trajo un libro: «Para tus lecturas de verano —me dijo, y ante mi sorpresa añadió—: son pildoritas, te va a gustar.»

No conocía a Iñaki Uriarte, y me extrañó mucho que Jose lo conociera, pero la vida y las amigas te dan estas agradables sorpresas.

Diarios 1999-2003

El libro tiene una dedicatoria mínima personal, que no consigo descifrar —tendré que preguntarle en nuestro próximo encuentro de qué le conocía— y una microbiografía chocante, una micropildorita con su aquél de chulería:

Iñaki Uriarte nació en
Nueva York (1946), es
de San Sebastián y vive
en Bilbao.

Parece, o quizá lo sea, un chiste de vascos.

Me sumerjo en las pildoritas, primero sin orden, luego vuelvo a la disciplina del orden cronológico, o de las páginas, y me dejo llevar, me dejo llevar por una vida que se desvela intensa y apasionante debajo de lo intrascendente.

La cotidianidad de un escritor elevada al rango de literatura de primer orden. Reconozco que siempre me gustó leer diarios, bastante más que escribirlos, y me vuelve a sorprender que Jose me conozca hasta ese punto.

«En los diarios —recuerdo haber escrito una vez— los escritores no tienen que fingir ser otros, pueden ser ellos mismos.»

Los personajes son ellos y el pasado de Uriarte se adivina entre líneas casi de novela: militancia, cárcel, huelga de hambre…, una infancia vasca en una playa de piedras y una celebración familiar por todo lo alto —hasta con sirvientas de cofia y lazo— el día de San Ignacio.

costa vasca

Sin embargo, es el presente, mucho más burgués —Uriarte me perdone el calificativo— el que nos atrapa, ese vivir el día a día de un escritor, que es un auténtico imposible:

En 53 años no he conocido a nadie que viva con mi sistema . Sin trabajar y con una renta pequeña.

¡Cómo lo hacen! ¿Habrá que haber nacido pequeñoburgués —que Iriarte me vuelva a perdonar— para aprender a vivir con tan poco?

Un escalofrío me recorre de arriba abajo, y hago un alto y no puedo resistirme a consultar el saldo de la cartilla: lo esperado, la factura de la luz la deja otra vez temblando.

Me queda todavía mucho mes al final del sueldo.

Menos mal que la vida aquí es relativamente barata.

Hay poca literatura escrita en días de sol. Pocos libros te despejan el día. Lo más que hacen es proporcionarte un paraguas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lecturas, Vivencias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las pildoritas de Iñaki Uriarte

  1. Me apunto las pildoritas. Tienen buen aspecto. Un abrazo.

  2. Según me comenta mi amiga, después del primer libro hay un segundo y un tercero, pero el nivel va bajando. En cualquier caso es una lectura distinta.

  3. Pingback: Las playas de Iñaki Uriarte | Del diario de Andrea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s